lunes, 4 de septiembre de 2017

Peña Cañón Don Pepe cerró este sábado el verano en Maffo



Este sábado la peña Cañón Don Pepe cerró el verano en Maffo, ubicado en el municipio Contramaestre, oriente de Cuba,  con una gratificante presencia de personajes del barrio e instituciones involucradas en la realización de la misma.

Marisol Quesada, organizadora del club Orlando Pantoja Tamayo y René Emonides Quintana,  han sido los anfitriones de esta cita con la obra inmensa de José Martí; honor a quien honor merece; ellos son los motores que hacen posible el mes 7 de Don Pepe y ojalá sean muchos más y ayuden a la gente de Maffo aquí y allende los mares, a sentirse parte de una misma cultura, por encima de todo lo que divida y anule la voluntad de los hombres.

Cañón Don Pepe tuvo un momento para desearle salud a dos de sus asociados que atraviesan procesos de enfermedad: Eduard Encina y Luis Enrique Jerez.

Durante el encuentro se informó sobre el evento que se realizará en octubre en Ciego de Ávila, donde Contramaestre estará representado por Alfredo Ballesteros Alfonso, del club Orlando Pantoja.  Se reconoció además el trabajo de los tesoreros en los diferentes clubes que hicieron posible cumplir con el pago de la cotización anual.

Cañón Don Pepe va camino al mes ocho. Felicidades a sus organizadores, especialmente a la Casa Memorial Orlando Pantoja y al club de igual nombre.

jueves, 3 de agosto de 2017

Reciben “Corazón de Cuba” destacadas personalidades e instituciones

La  peña “Cañón Don Pepe”  se desarrolló, en la tarde de este miércoles, por todo lo alto en la Casa Memorial Orlando Pantoja Tamayo, del consejo popular Maffo-Moscú, perteneciente al municipio Contramaestre. Fue un momento especial, para hacer un alto en medio del camino (seis meses de Cañón Don Pepe), y reconocer a cinco personalidades de la cultura y una institución, con el “Premio Honorífico Corazón de Cuba”, máxima condecoración que otorga el Consejo Martiano en Contramaestre, por su valiosa contribución a la defensa y promoción del legado de José Martí.
Los premiados son el doctor en ciencias Luis Enrique Jerez Domínguez, el poeta Eduard Encina Ramírez, el periodista e investigador social Arnoldo Fernández Verdecia, el poeta y pintor René Emonides Quintana, el profesor e investigador Antonio Isaac Hechavarría y Marisol Quesada Ortega,  el alma  de la institución,  donde se dan cita, todos los día 2 de cada mes, a las 3 de la tarde, el pueblo de Maffo y  el “Cañón Don Pepe”.
Como parte de los reconocimientos, Yaumara Aguilar Salcedo, vicepresidenta del Consejo de Administración en el municipio Contramaestre, que atiende la parte de economía, hizo entrega de varios presentes a los premiados, donde se incluían libros, agendas, afiches y una cesta con detalles domésticos. El presidente del consejo  popular Maffo-Moscú, Benedicto Enamorado, agradeció la calidad de la peña y el valor que cada vez más adquiere en el pueblo, principal tributario de sus entregas mensuales. 
Durante la peña “Cañón Don Pepe” se entregaron, a veinte asociados, los carné de miembros oficiales de la Sociedad Cultural José Martí en Cuba. También se informó sobre los nuevos ingresos a la organización y los que están en proceso de crecimiento, especialmente dos  figuras emblemáticas de la cultura local: Virgilio Estrada e Israel López Fornaris (Cachao).
“Cañón Don Pepe” se dedicó esta vez a un personaje popular de Maffo, “Agua tibia” y al barrio conocido popularmente con el nombre “Timbales”.
En el encuentro estuvieron presentes Rubén Ramos y Reinier Rodríguez, presidente y vice-presidente respectivamente, de la Sociedad Cultural José Martí en la provincia Santiago de Cuba.
La peña “Cañón Don Pepe”,  formará parte, a partir de los próximos meses, del programa de desarrollo local del municipio Contramaestre y contará con el apoyo material y financiero, de la Dirección Provincial de Cultura y  de la Junta de la Sociedad Cultural en Santiago de Cuba; así lo informó, en diálogo con el Consejo Martiano Municipal, el compañero Rubén Ramos, presidente de la citada organización martiana en la provincia.  
Luis Enrique Jerez (a la derecha), recibe PREMIO CORAZÓN DE CUBA, de manos del vicepresidente de la Sociedad Cultural en Santiago de Cuba, Reinier Rodríguez.
Arnoldo Fernández Verdecia (a la izquierda), recibe PREMIO CORAZÓN DE CUBA, de manos del vicepresidente de la Sociedad Cultural en Santiago de Cuba, Reinier Rodríguez.
Marisol Quesada Ortega (a la derecha), recibe PREMIO CORAZÓN DE CUBA, de manos del Presidente de la Sociedad Cultural en Santiago de Cuba, Rubén Ramos.
Esposa del poeta Eduard Encina (a la derecha), recibe PREMIO CORAZÓN DE CUBA, de manos del Presidente de la Sociedad Cultural en Santiago de Cuba, Rubén Ramos.

viernes, 9 de junio de 2017

El Martí del barrio se nos está olvidando*




Por Alfredo Ballesteros

Nos estamos olvidando de José Martí, del héroe más universal de todos los cubanos. Es una de las figuras del arte y la política que se convierte en punto de confluencia para millones, sin importar la orilla donde vivan. Múltiples generaciones siguen asumiendo al poeta de los “Versos Sencillos”, como un referente para ser mejores seres humanos.

¿Se ha extraviado el vínculo con el Apóstol? ¿O lo han extraviado algunos? No basta ir a Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba; o a la Plaza de la Revolución, en La Habana, a rendirle homenaje.

Duele caminar los barrios de Cuba y encontrar en lo que fuera un “rincón martiano”, bustos de Martí segados por el olvido. Nadie los mira. Los responsables públicos no tienen intención de darles la estatura que merecen. Ellos miran como extraños a las individualidades que llaman la atención ante esa normalidad tan anormal.

La Sociedad Cultural José Martí, fotógrafos y artistas jóvenes de la Asociación Hermanos Saíz, hemos alertado sobre la necesidad de cambiar las atenciones sobre estos sitios preteridos del barrio; pero para los dirigentes de los Comités de Defensa de la Revolución(CDR), Martí símbolo no es una prioridad; no consiguen ver que nos interesa el Apóstol como expresión suprema de la Patria.

Si no tomamos partido urgente en torno a este asunto, probablemente las próximas generaciones que habiten los barrios, no podrán conocer el sitio exacto donde antes hubo un rincón martiano. 

*Tomado del blog Caminante cubano